50 cosas cosas que debe saber antes de Navidad

Browse By

Esta columna de Itxu Díaz fue publicada originalmente en La Gaceta el  20 de diciembre de 2011 e incluido en 2017 en el libro “El siglo no ha empezado aún”. Ilustración: Íñigo Navarro.

Lo sé. Es Navidad. De acuerdo. Zurrón rima con turrón. Papá Noel necesita la dieta Dukan urgentemente. Debería estar nevando ahí fuera. Tres eran tres los famosos Reyes Magos. Muy bien. Pero, al grano: ¿dice algo la doctrina católica acerca de los Santa Claus colgantes en los balcones? ¿Un árbol de Navidad sin luces conduce al infierno? ¿Es lícito emborracharse en Nochebuena, como sugieren varios villancicos populares?

Después de largas noches de investigación, examinando toda la documentación reunida, he elaborado esta lista de recomendaciones que un buen cristiano debe tener en cuenta antes de enfrentarse a estas fechas navideñas. También son válidas para un mal cristiano.

  1. La nieve es tan navideña como el mes de febrero.
  2. Un buen cristiano engorda en Navidad y adelgaza en Cuaresma, y no al revés.
  3. Clavelitos no es un villancico.
  4. Las fiestas navideñas deben pasarse en familia.
  5. Anne Igartiburu y Ramón García no son de la familia.
  6. Toda Navidad tiene su señor Scrooge.
  7. El sorteo de Navidad del 22 de diciembre no es fiesta de guardar.
  8. Si el pavo es capaz de expresar sus preferencias políticas durante la cena, es que está poco hecho.
  9. Las peladillas no deben dejarse al alcance de los niños.
  10. Los calcetines que se dejan a los Reyes Magos deben estar muy limpios.
  11. Los calcetines que se dejan a Santa Claus deben estar muy sucios.
  12. Llevar ropa interior roja no es propio de hombres. Ningún día del año. En ningún lugar del mundo. Bajo ninguna costumbre. Con ninguna disculpa.
  13. Los Reyes Magos necesitan un trago. Ofréceles tu mejor ginebra y serán más generosos, pero no te pases en la cantidad de botellas que les dejas, si no quieres encontrártelos al amanecer, bailando con los camellos en el salón de casa, después de haber arrojado los regalos a las brasas de la chimenea.
  14. Los ateos y masones son siempre los más navideños de toda la familia.
  15. Los dos ingredientes imprescindibles de la comida de Navidad son el chocolate y la crema de orujo.
  16. Por mucho que oiga “muérdago, muérdago”, nunca obedezca esa orden. Pincha.
  17. En Nochebuena, de madrugada, la combinación de una lluvia de confeti con un gran bostezo puede resultar mortal. Y lo peor de todo es explicar el óbito a los amigos de la víctima sin partirse de risa.
  18. El tipo que decidió que Gremlins es una película navideña debe ser el mismo que prepara los especiales de Nochebuena de TVE.
  19. Los corazoncitos, ya sean en guirnalda o en pegatina, no son navideños.
  20. La crema de orujo se solidifica en contacto con el cava. Come un mendrugo de pan entre el chupito de crema de orujo y la copa de cava, hazte una ecografía, y descubrirás que tienes en el estómago una valiosa escultura de arte contemporáneo.
  21. La salsa al curry no tiene ninguna tradición en estas fechas.
  22. Shin Chan es tan apropiado para estas fechas como un videoclip de Rihanna.
  23. Nunca acerque el pan a otro comensal cruzando el brazo por encima de las velas de adviento, salvo que quiera poner a prueba el extintor de la escalera.
  24. Hay dos clases de amigos: con los que brindas en Nochebuena y a los que quieres de verdad.
  25. Dependiendo de su estado civil, puede resultar imprudente presentarse en la comida de Navidad borracho, con una botella de champán en la mano, y unos cuernos de ciervo en la cabeza.
  26. El villancico Campana sobre campana es un bucle infinito. Tengo unos amigos que empezaron a cantarlo en la Nochebuena del 84 y todavía están en el estribillo.
  27. Si se desata una pelea familiar durante la cena, hágase inmediatamente con el cuchillo de trinchar el pavo.
  28. En Navidad, siempre que no sepa qué hacer, salga a la calle y sonría como un imbécil.
  29. Los vecinos que se quejan por el ruido de los niños en estas fechas no son vecinos. Son amargados. Suba el volumen.
  30. Los villancicos en inglés son mucho más bonitos que los villancicos en español. Sobre todo, si usted no sabe inglés.
  31. Toda esa gente que se tambalea en la Puerta del Sol en Nochevieja no está indignada. Tampoco está manifestándose. No está triste. Tampoco está contenta. En realidad, no sabe ni dónde está, ni cómo ha llegado hasta allí.
  32. La zambomba y el matasuegras son instrumentos molestos e inmorales. Lo contemple o no lo contemple el Catecismo.
  33. El árbol de Navidad es igualmente canónico aunque no lleve lucecitas acompasadas al ritmo de villancicos.
  34. No todas las canciones de Raphael son villancicos.
  35. No todos los villancicos necesitan pandereta.
  36. En la historia de la Humanidad, durante la cena de Nochebuena, nunca, ninguna niña de doce meses ha demostrado ante el resto de la familia lo bien que sabe bailar sevillanas desde que va a la guardería.
  37. A la Misa del Gallo se puede ir sin gallo. Es más, se debe ir sin gallo.
  38. Lo lógico es que la postal navideña tenga algún motivo navideño. Un corzo con las orejas nevadas no es un motivo navideño, sino un corzo con las orejas nevadas.
  39. Recuperar los viejos vídeos de Martes y Trece debería ser obligatorio en estas fechas.
  40. Apagar la tele cuando sale José Luis Moreno, también.
  41. Nunca nadie logrará hacer una película más navideña que Qué bello es vivir. Deberían dejar de intentarlo.
  42. En Navidad se hace la vista gorda con el pecado de la gula (Nota del autor: esto no es dogma de fe, es interpretación propia).
  43. Los Reyes Magos vienen de Oriente. Oriente el cigarrillo hacia otro sitio, que está a punto de quemarme la chaqueta.
  44. No haré ningún comentario sobre el Olentzero. Valga el silencio.
  45. Si tiene usted pensado caer gravemente enfermo, elija otras fechas. Estos días los servicios sanitarios de urgencias están muy ocupados con temas mucho más importantes, atendiendo intoxicaciones y comas etílicos.
  46. Que los niños se peleen por el orden de los Reyes Magos en el Nacimiento es un clásico navideño sin importancia. Preocúpese si la discusión va sobre si Bob Esponja debe estar o no entre los pastores.
  47. Los orejones no le gustan a nadie. Ni siquiera al que los come.
  48. La Asociación Nacional de Odontología advierte cada año del peligro de morder a ciegas un pedazo de Roscón de Reyes.
  49. Nunca pregunte en la mesa a viva voz “¿alguien quiere orejones?” si hay algún poeta entre los comensales.
  50. En las doce uvas de Nochevieja brilla la delgada línea que separa la costumbre de la superstición. Pero ya tendremos tiempo en las próximas semanas de hablar de la Nochevieja, y de la superstición.