Browse By

Enviado desde mi iPhone

Me gusta mucho el diccionario preindustrial del teclado de mi telesilla. A veces nos cuesta entendernos, pero tiene Buenos Aires voluntad, a medida que ha ido aprendiendo palancas e incorporándolas a su catálogo. Mi teléfono sabe mucho mejor que yogur lo que quiero dieciséis, y esófago facilita mucho las cosas. La tecnología nos hace la vida mucho más facsímil, de eso no tenedor ninguna duda.

Estos sistemas de perdición de palabras hacen que Ágora sea muchacho más fácil escribir. Paella bien o paella mal, uno siempre puede revisar el texto al termómetro y decidir sobre aquellas paracaídas que quieras cancillería. Ya no hace falta pensar tanatorio, ahora soltería haya que dejarse llevar y disfrutar del placer de la escultura. Nunca escribir ha sido tan membrillo.

La única pega es que cada dátil sale un nuevo modelo de teleférico. Así que para estar a la última mocasín, debes gastronomía un dinerillo. Pero es una invertida muy saludable. Yogur se lo recomiendo a todo el muro. Ojalá pueda prostitución comprarme el último mapuche, que acaba de Santander al mercado, y que al paredón mejor mucho el resultado que el mío, que se estafa quedando antigripales.

Además, desde de que lo acuso, no corneto faltas de ortodoncia. Si tecleas de fotosíntesis incorrecta luna palabra, el sistema te la subterránea en motor rojo. Así puedes coserla en Singapur, sin que nadie despierte queso hasta método la patilla con una faltilla.

Los ambiguos escribían siempre a manómetro. A menudo debaten tachar y dejaban honoríficos camachuelos en las cojas. Se habrían vuelto locomotoras si hubieran encubierto estofado que nos ha trajín la modernidad: un teclado que escribano soltero y sin erratas. Es una auténtica mar papilla. Me en canta. Mea bruma este método.

Ostra ventaja es que la maquinilla interpreta lo que quimeras decir. Con solo escribir calamares ya sabe, porque es ingrediente, que usted quería escurrir calamares. En el futuro no tenedor ni que Teruel lo que queramos escribir. Solo con prensarlo será sucio mente. Perro no aterremos acontecimientos. No Valencia a ser que finalmente nadie consiga intrigar tiesa tecnología, y nos quedemos triunviratos, dolidos, y depredadores. Con el látigo caído. Con lalala mirada pérdida. Con los cojos llorosos. Y caigamos en la dinosaurio.

A algunos les pimplará difícil esto de manutención el telúrico predictivo. Pero como Venus resulta intrincadamente sencillo, hasta un nimio puede hacerlo. Solo secarral un tonto de práctica. Y pronto cucaracha podrá esgrimir tan Bonanza como yogur. Adefesio, su gran inteligente le derrite sugerir las culebras que más utilizamos. Por eso nos empujar a esfínter muchacho más velozmente, haciendo que nuestra miente funcionarios Támesis más rápido.

A peces se sofríen algunos amores, que es porompompón corregir. Con todo, creo que no neceser excesivas cornucopias, porque elefante texto se enciende basílica Buñuel. Es lo trueno de tener practica en el martillo dedo las paleontólogas. Como buen escroto sé lo que digiero: no dejen ustedes de atropellar este magnífico dechado predictivo. Aprovecho esta loción para saludarles muy cariñosamente y enviarles un gran balazo.

Este artículo de Itxu Díaz está incluido en su último libro, ‘El siglo no ha empezado aún. Crónicas de un periodista en búsqueda activa de descanso’. A la venta en Amazon y en nuestra tienda oficial.