Browse By

Esta es mi vida

Nací y todo ocurrió muy rápido. En la sala de partos nadie tenía un maldito café, estaba todo lleno de gente con aspecto de no haber visto jamás a un recién nacido, y las chicas de recepción me negaron la copa de bienvenida. No fue un recibimiento hostil, de acuerdo, pero tampoco era lo firmado con la agencia de viajes. Esa es la razón por la que me agarré a mi madre y dormí durante aproximadamente quince años.

itxupeque2

Itxu Díaz en sus buenos tiempos

A esa edad, decena arriba, decena abajo, descubrí las letras y dejé de correr despavorido huyendo de las cifras, que querían matarme y casi lo consiguen.

Cuentan mis profesores que me desmayaba al ver el encerado repleto de largas ecuaciones, y que mi indiferencia sobre las calificaciones en Matemáticas era tal, que no reaccionaba ni a los aprobados. Copié salvajemente en un examen final de Geografía y desde entonces no tengo ni idea de quiénes somos, de dónde venimos, ni a dónde vamos. Solamente distingo entre países fabricantes de vino –España-, fabricantes de coches grandes –Estados Unidos-, fabricantes de francesas –Francia-, fabricantes de pizza –Italia-, y fabricantes de ron –Venezuela-. Por suerte, los teléfonos tienen ahora una bolita azul que te guía por los callejeros a gran velocidad, para que además de perderte puedas romperte fácilmente el tabique nasal con alguna señal de tráfico.

itxupeque

Itxu Díaz descubre las letras

Con quince años escribía decenas de poemas cada día, algo que por otra parte no me diferencia del resto de los adolescentes de mi generación en nada, salvo en una cosa: reconocerlo. Fumé mucho, me entregué a la música, me interesé por el periodismo político, y me desengañé pronto. Creo en la verdad y admiro y añoro a Antonio Herrero, y eso, bromas aparte, es todo lo que sé de periodismo.

antonio-herrero[1]

Antonio Herrero, referente y modelo de libertad

Sea como sea, algún día supe que sólo podría escribir y hacer cosas por el estilo. Esa era la única alternativa a trabajar. Por eso me entregué al periodismo, sin dejar nunca de publicar libros de creciente éxito, por la inmensa generosidad de mis lectores. Siempre acompañado, como otro ángel de la guardia, por Alberto G. Valdegrama. Confieso mi incapacidad para hacer llegar nada de lo que escribo a nadie sin su ayuda. Gracias a él la buena organización de las fiestas, de las presentaciones de libros, de todas esas cosas que montamos para tener una excusa para descorchar unas botellas.

Alberto G. Valdegrama, amigo del alma, y mago de la organización de eventos

Alberto G. Valdegrama, amigo del alma, y mago de la organización de cualquier evento que se precie

En los 90, me introduje madrugador en los mundos de Internet –que entonces era la intenné- y durante años me llamaron periodista digital, algo que para un escritor supone una ofensa mucho mayor que si te llaman gilipollas, sinvergüenza, o diputado.

Con el cambio de siglo experimenté un extraño pico de actividad en todos los ámbitos. Monté un grupo de música, dimos decenas de conciertos, rescatamos cientos de canciones del pop español ochentero que habían caído en el olvido, compusimos temas, grabamos un EP, y nos disolvimos.

Actuando con Los Elegidos en el Playa Club de La Coruña, el 1 de febrero de 2003.

Actuando con Los Elegidos en el Playa Club de La Coruña, el 1 de febrero de 2003.

En ese tiempo me convertí en director por primera vez, fundando la revista Popes80.com, dedicada a la música española, y obteniendo un éxito y prestigio que se mantienen intactos a día de hoy.

Javier Urquijo -hermano mayor de Enrique y Álvaro, de Los Secretos- en la fiesta de V aniversario de Popes80.

Javier Urquijo -hermano mayor de Enrique y Álvaro, de Los Secretos- en la fiesta de V aniversario de Popes80.

Lanzado en homenaje a Enrique Urquijo, y enamorados como vivíamos de las canciones de Antonio Vega, Popes80.com se distinguió también por organizar algunas de los conciertos más espectaculares de la época, reuniendo algunas noches a más de 30 artistas en un mismo escenario, en torno a una misma banda.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mis dos amores musicales, Santi de Los Limones y Antonio Vega, en actuación sorpresa en la fiesta de VI aniversario de Popes80.com en La Botellita (hoy El Callejón de Serrano)

También estuve detrás del lanzamiento de El Confidencial Musical, Music As Follows, y Pide un Concierto, todos ellos proyectos vinculados al mundo del armamento nuclear, como su propio nombre indica.

P1010102

En un concierto de Popes80.com en La Botellita, la noche siguiente a conocer al escritor Kiko Méndez-Monasterio.

El éxito de Popes80.com, cosechando golpe a golpe en sus diez primeros años de vida, habría sido sencillamente imposible sin su mano derecha, mi amiga y gran periodista Arancha Moreno, a la que -no por casualidad- quieren con locura todos los grandes artistas españoles.

Hombres H y Arancha Moreno, en el reportaje de adelanto en exclusiva de uno de sus discos para Popes80.

Hombres G con Arancha Moreno, en el reportaje de adelanto en exclusiva para Popes80.com de uno de sus discos.

En El Confidencial Digital construí una trinchera, y monté una columna que se hizo famosa a pesar de mí, y que salía en la madrugada de los jueves –a la 1:00-. Con ella me convertí en uno de esos columnistas al que todo el mundo elogia, excepto los directores de los periódicos. Fue el comienzo de un bonito romance con el extrañísimo género periodístico de la columna, que produzco a menudo satírica, del que todavía no he logrado deshacerme hoy, miles de artículos después.

En La Gaceta de los Negocios hice reportajes, después de convertir Popes80.com en la mayor fuente de exclusivas musicales de España –hazaña con la que los grandes medios me condecoraron con el robo constante de informaciones-, y de desentramar en El Confidencial Musical todos los secretos de la industria musical internacional que se suponía que debían mantenerse en secreto.

Contábamos los discos, los regresos musicales y las despedidas antes que nadie; y muchos medios bautizaron aquello como el Fenómeno Popes80.com

Contábamos los discos, los regresos musicales y las despedidas antes que nadie; y algunos bautizaron aquello como el Fenómeno Popes80.com

También en la revista Época firmé reportajes y páginas de opinión, entregado cada vez con más empeño al humor, como única forma de aproximarme al mundo que nos rodea y emitir un juicio sin llenar la página de exabruptos, escupitajos, y declaraciones de guerra.

Entretanto, Los Elegidos nos juntamos una noche de la primavera de 2009 para celebrar que llevábamos cinco años sin tocar.

Entretanto, Los Elegidos nos juntamos una noche de la primavera de 2009 para celebrar que llevábamos cinco años sin tocar.

En Alba firmé miles de letras gracias a mi amigo Gonzalo Altozano, a veces hacía reír, otras veces hacía llorar, pero casi siempre hablaba de las cosas que se esconden y ocurren en el patio trasero de la vida.

En la presentación de Un ministro en mi nevera, en la FNAC. 2008.

En la presentación de Un ministro en mi nevera, en la FNAC. 2008.

Después todo fue muy rápido. De la columna pasé a la tertulia, de lo satírico a televisión para hacer un programa de humor diario con mi compadre Javier Quero.

No me lo Quero Creer. Foto promocional del programa con Pilar Soto, Andrés Caparrós, y Quero.

No me lo Quero Creer. Foto promocional del programa con Pilar Soto, Andrés Caparrós, y Quero.

En el programa No me lo Quero Creer (que se emitía de lunes a viernes de 19:30 a 20:30) ocurrieron muchas de las cosas más extraordinarias, esotéricas, y divertidas que se han dado jamás en un plató, aunque muchas de ellas sucedieran detrás de la cámara.

Desde Alfonso Ussía hasta Loquillo, pasando por Pedro Ruiz, Vicky Larraz. Anthony Blake, o Millán Salcedo, todos los que visitaron el programa dijeron después que algo muy diferente había ocurrido en esa media hora de entrevista, en esa hora de No me lo Quero Creer. Y este es un mérito que me apunto con alegría, pese a que obviamente debería asumirlo mi amigo Quero y aquel maravilloso equipo de profesionales.

Con dos catalanes grandes a los que admiro, después de un programa con Quero: Loquillo y Paco Segarra

Con dos catalanes grandes a los que admiro, después de un programa con Quero: Loquillo y Paco Segarra

No fue el colofón, pero pudo haberlo sido, el especial que hicimos para acompañar a la audiencia en la Nochebuena de 2013.

Este huracán de actividad no me impidió multiplicarme para firmar decenas de páginas en La Gaceta, extensos análisis satíricos para Época, participar en interminables tertulias y animados debates, programas especiales, hacer humor por todas partes, y tomar cerca de un millón de copas con los mejores compañeros que he tenido nunca, la gran banda que se reunió en Inereconomía, en un momento y en un lugar de la historia, en la inolvidable redacción de Castellana 36. Todo lo anterior ocurrió aproximadamente en cinco minutos.

Preparando un histórico programa especial homenaje a Antonio Hererro que hubo que suspender a pocos días de su emisión.

Preparando un histórico programa especial homenaje a Antonio Hererro, que hubo que suspender a pocos días de su emisión, por razones que no pintan nada aquí.

Había olvidado mencionar que a esta hora de mi vida ya había editado cinco libros más de los que necesita la Humanidad para salvarse de la quema: Haciendo amigos, Ganador perdido, Un ministro en mi nevera, Yo maté a un gurú de Internet, y Los Clones, un libro muy serio. Precisamente el Gurú se convirtió en un gran éxito en las librerías en la primavera de 2012 y su popularidad alcanzó la cima en Navidad y Reyes, haciendo muy feliz a su autor esta circunstancia.

Firmando un ejemplar del Pollo Pepe en la presentación del Gurú en La Coruña. Quero y yo firmamos todo tipo de libros esa tarde.

Firmando un ejemplar del Pollo Pepe en la presentación del Gurú en La Coruña. Quero y yo firmamos todo tipo de libros esa tarde.

En septiembre de 2013 dejé el grupo con el que había firmado años atrás en exclusiva, y comencé nueva vida profesional, regresando a mis libros, a mis letras, y mis cosas. Acepté varias ofertas que hasta entonces había rechazado, para firmar columnas en los más insospechados garajes, en los bajos de algunos edificios, y en alguna que otra espalda.

Firma como nuevo director del diario The Objective

Firma como nuevo director del diario The Objective

Asumí la dirección del fotoperiódico internacional The Objective en noviembre de 2013 y fue un año diferente, genial, y físicamente agotador.

Con las canciones de mi amigo Santi Santos, de Los Limones, va pasando la vida. Aquí, el Toni2 tras un after-work de The Objective.

Con las canciones de mi amigo Santi Santos, de Los Limones, va pasando la vida. Aquí, el Toni2 tras un after-work de The Objective.

Lo abandoné en septiembre de 2014 tras un montón de meses de trabajo extenuante, en una aventura extraordinaria e inédita, de referencia periodística en todo el mundo, y que –gracias al trabajo de toda una gran empresa- logró atraer a cerca de 50.000 lectores diarios en tiempo récord.

En la redacción de The Objective, en la Plaza de Santa Ana.

Cierre de la edición de la tarde en la redacción de The Objective, en la Plaza de Santa Ana.

Hoy, ya en octubre de 2014, que renovamos esta web, abrimos la puerta a nuevas aventuras, al tiempo que regreso –como siempre- a mis columnas, a mis libros, y a mis papeles. Muy pronto habrá novedades y este será un año más –y van diez- el lugar oportuno para conocerlas.

Comenzando nuevos proyectos editoriales. 9 de octubre de 2014.

Comenzando nuevos proyectos editoriales… Jueves 9 de octubre de 2014.

En realidad, haciendo balance, no ha cambiado mucho la vida desde aquella sala de partos en La Coruña. Siguen intactas mis ganas de descansar, sólo equiparables a veces a mi deseo de que la gente esboce una sonrisa con mi trabajo, y se olvide durante unos instantes de este apestoso siglo que nos ha tocado transitar.

Con mis mejores deseos, gracias a todos los que siempre estáis al otro lado, porque de otra forma, no estaríais al otro lado.

Itxu Díaz, 9 de octubre de 2014.